Historia

Semblanza

Breve apunte histórico

El origen de los Reales Tercios se remonta al Siglo XVI, en la época de Carlos de Austria (o Habsburgo) (Gante, 24 de febrero de 1500 – Monasterio de Yuste, 21 de septiembre de 1558) quien fue Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre de Carlos V (1519 - 1558) y Rey de España como Carlos I (1516 - 1556), siendo el primero que unió en su persona las coronas de Castilla y Aragón.

Más información en: https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_I_de_España

Capitaneados por Don Juan de Austria escriben páginas gloriosas en los campos de batalla de lo que ahora llamamos Europa y entonces Cristiandad.

Con la decadencia de España, desaparecen y se difuminan en las leyendas militares.

Ya en pleno Siglo XX, en 1942, el General Kindelán, como representante en España de Su Alteza Real Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, funda y restablece los actuales Reales Tercios.

El General Aranda, su colaborador en la tarea, le sucede en el mando hasta su muerte. Desde su fundación, los Reales Tercios, han demostrado su lealtad, fidelidad y nobleza, al servicio de la Corona de España.

La figura emblemática de Don Juan fue el vínculo vital, el objeto y la esencia misma de los Reales Tercios. Su efecto sinérgico, indudable por su honrosa presencia en nuestras filas. Y como simple Soldado… ni más, ni menos. Prueba de su grandeza como nuestro Jefe nato.

En circunstancias difíciles para la causa monárquica, los Reales Tercios desarrollaron una actividad intensa y rodearon a la Familia Real de todo afecto, respeto y cariño, demostrados continuamente en viajes y visitas a Villa Giralda (Estoril). Siempre fueron recibidos con la mayor elegancia y cordialidad.

La comunicación entre los miembros de los Reales Tercios, desde los más bajos a los más altos de nuestro escalafón, incluida la emblemática figura de Don Juan, fue la táctica general de aquellos años duros y esperanzados.

El trato cariñoso y el honor recibidos de S. M. en aquel hogar noble y entrañable, son los recuerdos que hoy evocamos, valoramos y atesoramos celosamente.

El auge de los Reales Tercios, día a día superado, alcanzó gran plenitud y llegaron a formar en sus filas varios miles de españoles del más amplio aspecto social.

En un artículo de aquella época de transición, publicado en "Cambio 16" el 2 de Marzo de 1979, se habla de los Reales Tercios en estos términos:

Historia de los Reales Tercios

Antecedentes

Bajo La denominación de Reales Tercios, se encuadran disciplinadamente todos aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que, con fidelidad absoluta a la Corona, se auto imponen lealtad a la figura del Soberano, conservando su neutralidad política sea cual fuere la forma o sistema de Gobierno y con total independencia sobre las ideologías políticas que puedan presidir el País en cada momento.

Fueron fundados en 1942 por el general Don Alfredo Kindelán, quien por entonces representaba en España a Su Alteza Real Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, heredero legitimo de la Corona, en unión del también General Don Antonio Aranda. Sus orígenes se remontan a los siglos de oro de nuestra Historia. Aparecen por primera vez en el año 1534 y su composición varia mucho a lo largo de los siglos, según las circunstancias de cada momento, alcanzando su mayor época de esplendor en los siglos XVI y XVII.

La Historia nos habla de las gloriosas hazañas de los Tercios de Don Juan de Austria en sus campañas de Flandes y de Italia. Estos legendarios Cuerpos, que desaparecen a principio del siglo XVIII, vuelven a cobrar vida a partir de 1942, cuando los citados generales, Kindelán y Aranda, deciden reorganizarlos.

Su misión es apoyar y servir a la Corona, a través de la figura de su Majestad el Rey Don Felipe VI de Borbôn y Grecia, quién a su vez está también encuadrado en los Reales Tercios. Así como de la Princesa de Asturias, Doña Leonor de Borbón Ortíz.

Miles de hombres, que suponen miles de lealtades limpias y fieles a la figura del Rey, son la fuerza actual de los Reales Tercios, cuya máxima representación la ostentaba hasta ahora el recientemente fallecido Teniente General Aranda.

Su estructura funcional y jerárquica está dirigida por el Inspector Don Adolfo Reneo Garrido.

A partir de aquí hay un Coronel Subinspector, Tenientes Coroneles, Comandantes, etcétera, hasta llegar a la mínima categoría, que es la de Soldado, cuyo grado éste ostenta desde su fundación, S. A. R. El Conde de Barcelona.

Esta organización cuyas categorías militares se deben única y exclusivamente a un sentido de responsabilidad y respeto jerárquicos en su régimen interior se ramifica a través de Jefes Regionales y Delegados Provinciales, lo que facilita grandemente la comunicación entre todos sus miembros.

Debido a su carácter totalmente apolítico y desvinculado de cualquier sentimiento que no sea el de servir lealmente a la Monarquía en la realidad histórica de la España de hoy, y precisamente por esto, cuenta con la adhesión y simpatía de tantos miles de españoles que ven con agrado la existencia de esta Organización, cuyos valores de lealtad, apoyo y servicio a la Corona han permanecido celosamente guardados y han presidido siempre cualquier actividad desarrollada por los Reales Tercios.

Recientemente le fue concedido un Diploma de Honor, de los Oscar de la Comunicación 1979, a estos Reales Tercios. En atención a sus valores humanos y como premio a sus virtudes de lealtad y fidelidad a la Corona.

Tras asumir el mando el General Inspector Don Adolfo Reneo Garrido, este continuó la misión de mantener vivo el ideal monárquico, comunicándonos textualmente en un escrito:

“Los Reales Tercios cumplieron su referida misión, siendo conocidos y respetados por los mandos del anterior régimen, incluido Su Excelencia el Generalísimo Franco”.

El 24 de Junio, festividad de San Juan, durante muchos años fuimos a Estoril para felicitar a Su Alteza Real El Conde de Barcelona y al entonces Príncipe de Asturias, hoy Rey emérito Don Juan Carlos I, siendo agasajados los Reales Tercios con un vino español en Villa Giralda y, estos a su vez ofrecían un almuerzo a la Familia Real.

De estos actos aparecían fotografías y artículos en revistas y diarios.

En el libro “Reinado en la Sombra” el académico Don Pedro Sainz Rodríguez, dedica un párrafo a los Reales Tercios.

Las categorías militares fueron dadas para mantener el principio de disciplina siendo esto conocido por los medios oficiales.

 El Rey Don Felipe VI, tiene el Diploma de Coronel Honorario de los Reales Tercios. Don Juan Carlos I, el Diploma de Coronel de los Reales Tercios. Y a petición propia, Su Alteza Real El Conde de Barcelona, tiene la categoría de Soldado.

Tras la muerte de Don Adolfo Reneo Garrido, le sucedió en el mando el Teniente General Jefe Don León Martínez Sepúlveda, que aún ostentando el mando con carácter vitalicio hasta su fallecimiento en 1997, por razones de salud había nombrado su sucesor al también General de los Reales Tercios, Don Amador Sánchez Bernal, quien ostentó la Presidencia de la A. M. Reales Tercios.

En la actualidad los Reales Tercios se han impuesto un espíritu de servicio que recoge la honrosa tradición recibida y transmite con el mayor orgullo su fidelidad al Rey, plasmada en su misión.

Misión

Los Reales Tercios son y están para apoyar y servir a Su Majestad El Rey cuando y como sea necesario. Por ello hay en sus filas españoles y españolas que, independientemente de sus preferencias políticas, han llegado al convencimiento de que la Monarquía es la forma de Estado natural, histórica y profundamente arraigada en nuestro Pueblo.

Vertiente cultural

El aspecto cultural de los Reales Tercios es el estudio y la investigación científica de las legendarias hazañas de nuestros Tercios en Flandes y en Italia.

Ejército y Milicia

La difusión y fomento en nuestra actual Sociedad, plural y moderna, de valores castrenses como el honor, la lealtad y la fidelidad, tan arraigados en nuestro Ejército, es otra de las misiones que nos hemos encomendado.

Estructura

El armazón estructural de los Reales Tercios, está dispuesto jerárquicamente en categorías militares y cadena de mando.

Las tradicionales y sonoras categorías de General, Coronel, Tte. Coronel, Comandante, Capitán, Teniente, Alférez, Brigada y Sargento que establece nuestro Reglamento de Régimen Interno, imponen un mayor sentido de responsabilidad a nuestros miembros.

Futuro

La voluntad de servicio a la Monarquía, como ideal de los Reales Tercios, hace que muchos españoles consideren un gran honor ingresar en nuestras filas y contribuir con toda su valía profesional y categoría personal, a tan alto ideal.

La transmisión de nuestras limpias Lealtades a la figura de Su Majestad Don Felipe VI es la prueba palmaria de nuestro patriotismo y espíritu monárquico.

La Princesa Doña Leonor es nuestra garantía de futuro y afán de servicio, inequívocamente demostrados en nuestro diario proceder.

La Asociación Memorial Reales Tercios, está registrada en el Ministerio del Interior con él número 164.624, siendo de destacar en todos los órdenes y aspectos y por tanto a todos los efectos, sus fines que vienen recogidos en sus Estatutos y que literalmente transcritos dicen así (8 de Febrero de 2008):

La Asociación tiene como fines determinados:



SAPE ERROR: Не могу подключиться к серверу: dispenser-01.saperu.net/code.php?user=3f9e7ffccc6995af0bc4886a484f1db1&host=realestercios.es&charset=UTF-8, type: curl

SAPE ERROR: Не могу подключиться к серверу: dispenser-02.saperu.net/code.php?user=3f9e7ffccc6995af0bc4886a484f1db1&host=realestercios.es&charset=UTF-8, type: curl