Credo de los Reales Tercios

    1. Espíritu: Los caballeros de los Reales Tercios tienen en la defensa de la Bandera y de su Rey, como máximos exponentes de los valores de España, su razón de ser y a ello se dedicarán hasta su último aliento.
    2. Caballerosidad: Los Reales Tercios están constituidos por caballeros que deben mostrar su carácter de tales en todo momento y circunstancia, por su gentileza, desprendimiento, cortesía, honestidad y nobleza, con el amigo y frente al enemigo.
    3. Compañerismo: El compañerismo entre los miembros de los Reales Tercios debe prevalecer en cualquier circunstancia.
    4. Amistad: La amistad entre los caballeros de los Reales Tercios es piedra de toque de todos sus miembros.
    5. Defensa del desvalido: No hay mayor indignidad para un caballero de los Reales Tercios que abandonar a un español desvalido e indefenso, sean cuales sean sus circunstancias.
    6. Sacrificio: Mientras España y nuestro Rey necesiten de nuestro esfuerzo, no caben tiempo, ni lugar, para el descanso.
    7. Honor: En los Reales Tercios nada de lo ganado vale, todos debemos seguir demostrando nuestra valía, en cada momento y en cada circunstancia. Los caballeros de los Reales Tercios buscamos el honor de las acciones, no el de las condecoraciones.
    8. La moral alta: Cuando todo a nuestro alrededor sea temor y desesperanza, pondremos ilusión y fuerza para llevar a España y a nuestro Rey donde se merecen en el contexto de las naciones.
    9. Ejemplo: El valor de la bandera de Reales Tercios reside en el esfuerzo de cada uno de nosotros. Luchando porque nuestro Tercio sea el mejor, haremos de Reales Tercios un modelo para el resto de los españoles.

¡Viva España! ¡Viva el Rey!